“Dejad que se suiciden los gorriones…”

   “Dejad que se suiciden los gorriones. Dejad que marchen: así no nos harán más daño. Pues tienen alas púrpuras y el púrpura se asemeja a la penitencia. Al castigo. A la muerte. Suicidarse no es morir. No es morir suicidarse, no, es otra cosa. Parecida al tedio o a la vergüenza, la muerte es un estado de ánimo. Ánima blanca. Ánima dichosa e inexistente la de los gorriones que mueren cada día ahogados por el cloro del mar. Dejadlos estar aquí. O no estar aquí cuando ellos quieran. Los gorriones que no son aves. Que somos nosotros mismos deshaciéndonos con el paso de los días. Dejad que se suiciden. Que nos salven. Que con el infinito tedio se posen en nuestra cabeza desnuda. Y sólo quiero el verano y estar lejos de este río. No hablaré no pensaré no. Dejad que su aleteo permanezca.”

Luna Miguel

Anuncios

~ por juannicho en junio 9, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: