A la panxa del bou…

   “Según una variante, que Kirkegaard conoció (o inventó), de cierta leyenda antigua recogida por Polibio, Fálaris, tirano de Agrigento, se hizo construir un toro de bronce, en cuyo interior encerraba a sus víctimas, para luego encender una hoguera bajo la estatua. Los estertores de los condenados, por mediación de un hábil artificio, sonaban a los circunstantes como música deliciosa.”

Entrada de La música extremada, de Miguel D’ors

   [Con estas palabras se inicia el libro estupendo de poesía que descubrí el otro día y que leí de un tirón. No conocía a este hombre, pero cuando Mercé y Celia me dijeron que me llevara los libros que más me gustaran del montón informe y polvoriento que quedaba en el sótano de su librería, no me lo pensé dos veces. Salí con tres bolsas bien cargadas y las manos completamente negras. La gàbia de paper cerró al fin y ya hay una cueva amable de libros menos en la que poder refugiarme… Este libro pequeño de poemas me ha entusiasmado. Luego pondré alguno, pero antes de nada, hay que pararse un momento largo en este pórtico con el que abre su libro y que da pie a esa música extrema y brutal que deberemos escuchar atentamente…

   Aullidos atroces que escuchamos vanamente como música angelical, palabras atroces que no sabemos ver en su resplandor real de ultraviolencia desatada. Ojalá lográramos afinar un poco más nuestro oído para no perdernos los matices, las entrelíneas, las transparencias, los infrasonidos, las ondas secretas… Ojalá dejáramos de confundir el horror con la trivialidad…

   Pensé en las arpas eólicas, aquellas que se construyen de modo que sea el viento quien las toque al moverse entre sus recovecos… cuando no es la misma arpa la que se construye a sí misma buscando esas manos del aire para oír su propia e ignorada voz.

   Allí dentro estaba, escondido delante de todos, encima de la chimenea como la carta robada que nadie lograba descubrir y estaba ahí delante… Allí dentro estaba yo, explicando con mi silencio una música extremada y sangrante, enseñando a mis cenizas el trabajo del olvido.]

Anuncios

~ por juannicho en agosto 4, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: