Náusea contra Epilepsia

   “(…) …se recurre a técnicas curativas muy diversas.  [En Mesopotamia] para aplacar la cólera del cielo se inmolaban víctimas, cuya naturaleza variaba según el mal, según la deidad conjurada y, sin duda también, según los recursos del paciente. El sacrificio se dirigía igualmente a proporcionar por su sustitución al espíritu deletéreo una morada de recambio: el sacerdote proclamaba que la oveja, la cabra, el cerdo, ofrecido en el altar dejaban de ser ellos mismos y se identificaban con el enfermo. Para expulsar los demonios o reprimir los maleficios se tocaban con gran estrépito campanas o tímpanos, se pronunciaban fórmulas de encantamiento, y se procedía a aspersiones de agua lustral con un pomo de cedro.

   Las drogas, sobre todo vegetales, desempeñaban paralelamente también un papel en el tratamiento. Cuando el médico Nabû-le’u prescribía contra la tos brebajes en cuya preparación entraban el asa fétida, el estoraque, los granos de ricino y la raíz de regaliz, desleídos en aceite, se puede creer que esta elección se la había dictado la experiencia. Uno duda mucho más cuando hay que reconocer un empirismo, incluso rudimentario, en la farmacopea nauseabunda y las prácticas estrafalarias, de las cuales los textos nos procuran tantos ejemplos. “Si la mano del espectro le da una epilepsia, para librarlo, fuera pondrás huesos de animal, el meñique de un muerto, grasa vieja y rancia, cobre en la piel de una cabrita virgen; en un tendón de lirón lo ensartarás y se lo colgarás al cuello; así se curará.” Hay que preguntarse si los ingredientes repugnantes o malolientes, que más de una vez se recomiendan, orina, esperma, sangre menstrual, excrementos, no tenían ante todo como finalidad incomodar al maléfico intruso. Además, la administración de la poción de bálsamo se acompañaba casi siempre de una oración de conjuro: “Sobre la droga recitarás el ensalmo: ¡Vete malo! Y el ensalmo: Curandero de Ekur.”

   Este último punto nos permite comprender que la dualidad de la intervención médica no implicaba la radical dualidad de los métodos, ni mucho menos, ni sobre todo, la dualidad de las drogas. El mismo curandero utilizaba conjuntamente la acción de las plantas simples y la de la oración o la ofrenda mágica. (…)”

De Historia cultural de la enfermedad, Marcel Sendrail

 

   [Si cuando, hace ya casi un año, durante ese extraño y brutal ataque epiléptico que tuve en medio de la calle, hubiera sabido estas cosas… todo hubiera sido más fácil. El hecho de que la medicina moderna no haya sabido identificar sus causas me llevó a profundizar en mis divagaciones calenturientas: a fin de cuentas, ¿por qué no podría haber sido víctima de una agresión espiritual? ¿O de un ser, para ser más exactos, procedente de los oscuros dominios del bajo astral o, qué se yo, de alguna malquerencia humana transformada en maldición más o menos maléfica? No se sabe. Pero si volviera a ocurrir, podéis contar que trataré con todas mis fuerzas que mis últimas palabras antes de perder la conciencia sean esas fantásticas dos, ya mencionadas más arriba: “¡VETE, MALO!” Y o se va él… o me voy yo.]

 

Anuncios

~ por juannicho en septiembre 4, 2010.

Una respuesta to “Náusea contra Epilepsia”

  1. Vaya, pues sí, nunca se podrá saber cuantos inimaginables factores intervienen hasta la aparición del síntoma al a veces sobrevivimos sin que tampoco nadie pueda demostrar a ciencia cierta por qué… esperamos que no vuelva a ocurrir, además por aquí te necesitamos como el aire que respiramos y de disgustos tenemos over stock, así que, si nos guiamos por la teoría de la probabilidad por lo pronto no nos cabe la posibilidad… Anyway; “May The Force Be With You”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: