Una realidad espantosa (Paciente Volador No Identificado)

   [Acabo de ver una película y, aunque inevitablemente el primer pensamiento ha tenido que ser el de que estaba ante una burda copia o un nuevo y descarado plagio de Hollywood sobre las películas de la periferia a su mundo omnipotente, lo cierto es que me ha gustado.

   Creo que estoy en un momento de mi vida en que las consideraciones acerca de lo que es correcto o no, de lo legal o lo ilegal, de lo acertado o no, están sufriendo una profunda reconversión. La verdad es que me da igual que Ágora simplifique algunas cuestiones históricas o que Georges Clooney le haga más difícil a uno entrar en la magia de la Solaris original… Me da igual. Como me da igual que el argumento de esta película sea el mismo, exactamente el mismo, de otra película que siempre me ha cautivado, que en su momento me marcó y a la que recurro con el pensamiento en determinadas ocasiones. Se trata de K-Pax remedando a Hombre mirando al sudeste. Está claro que la que me marcó fue la de Eduardo Subiela -una verdadera joya-, pero la otra, la verdad, tampoco está mal, aunque cumpla con todos los tópicos negativos de la visión convencional estadounidense sobre la vida. Las dos retratan la misma historia: alguien que dice venir del espacio es encerrado en un psiquiátrico y el psiquiatra que lo atiende ve cómo se va transformando su propia visión (del psiquiatra) de las cosas y de la vida. En esta versión moderna, parece que nos dicen que la basan en una novela de un nosequién anglosajón, pero se hace difícil no creer que haya una flagrante copia de la cinta argentina de los ochenta…

   Aún así, al igual que en realidad las ideas no son de nadie, tengo que decir que este argumento, como a fin de cuentas todos los que pueda fabular la mente humana, tampoco es absolutamente original de Subiela… y eso podría comprobarse con la lectura de historias de la magna literatura rusa, por no ir más lejos, como la genial El pabellón número seis de Antón Chejov, que recuerdo haber visto -años después de leerla- en una fascinante versión teatral del -creo- Teatro de la Abadía en Madrid… Lo de mezclar a los extraterrestres en los procesos de duda creciente que invade a los psiquiatras puede ser una innovación que viene, digamos, en el lote de las nuevas coordenadas culturales de nuestro tiempo, pero era inevitable que se hallaran nuevas formas de considerar que las realidades inamovibles de la sociedad pudieran y debieran ser cuestionadas. Si se considera mejor tomar un poco de distancia de lo criticado para hacer la crítica, ¿qué mejor que un vecino más o menos lejano del espacio para ofrecer una opinión más pura?

   Es curioso cómo en la primera cinta Rantés, a la pregunta de por qué está en el manicomio, dijo que pensaba que era el sitio más adecuado para empezar su viaje, porque tarde o temparano, en función de sus palabras, ya sabía que iba a acabar ahí. La versión americana no está mal, pero duele un poco que se hagan estas cosas sin rendir aunque sea un pequeño homenaje a las fuentes originales… En fin. Es una historia más, y nos sirve para darnos cuenta de lo limitadas y acartonadas que son nuestras creencias y nuestros pensamientos, por no hablar de las arenas movedizas de nuestros sentimientos.

   Lo más triste es que para tener en cuenta, o siquiera escuchar, según qué discursos, haya que ponerlos en boca de locos declarados o de extraterrestres, porque ya damos por descontado que nadie en sus cabales podría decir (o pensar) semejantes cosas.

   Sería muy recomendable que la vierais, que las vierais las dos, porque en cada una hay algunos detalles diferentes que se complementan, (aunque en en el fondo sean incomparables, como lo son la mítica y fabulosa La muerte en vacaciones con su pobre remake ¿Conoces a Joe Black?)… Pero está bien tenerlas a las dos en cuenta porque de todo se puede aprender, digo yo, y aquí no estamos para determinar denominaciones de origen y crónicas o críticas de la historia, sino para tratar de ver un poco claro en el agua turbia en el que hemos convertido nuestra vida casi sin darnos cuenta.

   “Mi enfermedad sólo consiste en que en 20 años no he encontrado más que a una persona inteligente en todo el pueblo, y éste es un lunático.” (el médico del pabellón número seis de Chejov, ya sumido en plena reconversión mental).

   Pensar que uno viene del espacio y observa su realidad con ojos nuevos es uno de los ejercicios más sanos para cuestionarlo todo y empezar a reconstruir la escala de valores de uno. No sé, el nuestro es un planeta salvaje, pero aún así algo tendrá que no deja de ser secreta y constantemente visitado. Habrá que averiguarlo.]

Anuncios

~ por juannicho en septiembre 25, 2010.

3 comentarios to “Una realidad espantosa (Paciente Volador No Identificado)”

  1. Bueno… Nunca habría llegado a imaginar la relación entre K-pax y El pabellón número seis… Supongo que por prejuicios intelectuales que todavía arrastro contra la basura de Hollywood (pese a mi temprana y juvenil formación punki, ya sabes, “busco en la basura…”). Pero estarás conmigo en que el tratamiento de K-pax deja bastante que desear… En cambio, me voy a poner a buscar la de Subiela de inmediato. Otra gran entrada, Juan.

    • De hecho, amigo Favio, puede que lleves razón en que la relación entre K-Pax y El pabellón sean un poco, por no decir mucho, espúreas (cuando menos)… Lo que ocurre es que no logro recordar de la de Chejov más que el espíritu, pero no la letra, y como sé que había un psiquiatra en proceso de aturdimiento progresivo merced a la ilustración que ejerce en él un residente… todo me llevó a unir ambas cosas. ¿Porque va de eso, no? También puede que me haya liado yo, todo es posible. Y lo de la peli, realmente el copiado es tan flagrante que da un poco de vergüenza ajena, la verdad, pero como uno ama tanto las temáticas de demencia alienígena… lo perdona todo. Un abrazo y gracias por tus palabras, como siempre.

  2. busco en la basura lo mejor
    busco en la basura algo nuevo

Responder a Favio Monza Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: