Máscaras y mortajas tras Jacobo Fijman

   De su libro Molino rojo (1926):

 

                 MORTAJA

 

Por dentro;

atrás el rostro.

¡El pasado aniquila!

 

¡Es en vano que encuentre una herradura

en el estanque turbio de mi imaginación!

 

El árbol ha cubierto de palomas

mi soledad; pero es en vano.

 

Desnudo

siempre estoy como una llanura.

 

Para buscar un cerro

miro las multitudes.

 

Estoy siempre desnudo y blanco;

Lázaro vestido

de novio;

una mortaja viva

entre el ayer eterno

y el eterno mañana;

una mortaja viva

que llora en mi garganta.

 

 

               MÁSCARAS

 

Sangró mi corazón como una estrella

crucificada.

Dolor;

del sándalo purísimo del sueño

trabajaron la balsa de mi vida.

 

Amor

hízome calles de esperanza

que oprimieron tus manos de alegría.

 

Sus máscaras de aroma pusiéronme los astros

en las músicas negras que miran lentamente

mi soledad de túnel olvidado.

 

Y todavía el muelle

de mi ser bosteza;

 

yerra mi angustia

dando vueltas y medias-vueltas

como barricas.

 

Hasta que al fin, se romperá algún día

mi corazón, como un ladrillo.

 

¡Sus máscaras de aromas me prenderán los astros!

 

 

Anuncios

~ por juannicho en mayo 6, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: