Alberico y Bufalino defienden la inutilidad básica de la poesía (y yo con ellos)

 

   “Mientras tanto, gracias a las adquisiciones que le hacía a doña Bianca, empecé a tener mi pequeña bibioteca; algunos libros los forraba para no desgastarlos. Nunca los he prestado, me gustaba poseerlos. Los libros son tímidos, pensaba, quieren estar sólo con quien los ha elegido, no les gustan las manos extrañas. Escribía al instante mi nombre, el mes y el año en la primera página, con una caligrafía un poco estudiada, redonda, “femenina”. Me habitué a escribir la clase que frecuentaba: cuarto año de enseñanza media A, primero de bachillerato B.”

 

   “El hecho es que yo siempre he desarrollado ciertas tomas de conciencia en silencio, en mi interior, y las he compartido, con muchos, eso sí, más a través de la lectura que de los debates. No digo que sea mejor ni peor. Digo que para mí es así.

   En los años 70 y 80 intenté participar en colectivos feministas, o de anti-psiquiatría, y alguna que otra cosa más. Siempre me sentí vagamente incómoda; acababa observándolo todo desde fuera, y siempre me parecía captar un no se qué de rimbombante y artificioso que provocaba mi alejamiento.

   Todo esto daría ocasión para un discurso sumamente extenso sobre la relación entre la literatura, la escritura y el compromiso.

   Con alguna que otra diferencia, lo que pienso al respecto, lo digo haciendo mías las palabras de Gesualdo Bufalino:

   “He escrito en más de una ocasión que aprendí a no robar escuchando a Mozart, y con ello quería decir que también el arte más dúctil y etéreo educa, si es eso lo que exactamente se quiere, más y mejor que cualquier burda pedagogía programática. Según Arnold Hauser los escritores son como los futbolistas, cuyos movimientos parecerían absurdos si no estuviesen encaminados al gol, y está claro que se refiere al mensaje. Yo objeto en voz baja: ¿Y si un escritor saliera al campo de juego sólo para bailar?

   Adorno dijo que después de Auschwitz escribir poesía es una barbarie, y Brecht: Qué tiempos son estos / en los que cantarle a un árbol se convierte en delito / porque sobre demasiados delitos se cierne el silencio.

   Y yo, todavía en voz baja, objeto: frente al bosque que se extiende ante nuestros ojos, ¿qué hemos de hacer, ocuparnos solamente del sudor del leñador? ¿Debemos considerar entonces un delito que en el tiempo de las Jacquerie y la Peste Negra, Petrarca haya escrito Claras, frescas y dulces aguas? ¿Estamos seguros de que la violencia y la injusticia se curan con los sermones?

   Pero Brecht insiste: La literatura será sometida a examen: aquellos que para escribir se aposentaron en sillones dorados / serán procesados por aquéllos que les tejieron los vestidos. Bien dicho, pero a mí no me agradaría que Debussy fuera procesado por su afinador de piano. Y no es una perspectiva imposible: la Revolución china lo ha hecho. (…) ¿Entonces? Entonces deberemos convencernos de que la poesía es verdad, de que poesía y utilidad son valores autónomos y casi nunca coincidentes. Y de que es peligroso imponer al escritor que se convierta en megáfono de la sociedad o de la patria. Si consigue hacerlo sin renunciar a ser poeta, tanto mejor.

   Pero no hay que crucificarlo porque siga dando testimonio exclusivo de sí mismo, incluso de forma reticente, incluso mintiendo. Recordad que también él, y más que ningún otro, es portador de una riqueza, que es una música, un ábrete sésamo, una revelación disfrazada de spot publicitario; y que a modo de paloma mensajera, porta escondido bajo el ala un mensaje que él mismo ignora.””

(De Los libros son tímidos, Giulia Alberico, Ed. Periférica, 2011)

Anuncios

~ por juannicho en febrero 29, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: