Divertimento ferroviario

 

 

   -Buenas noches.

   -Buenas noches, señor.

   -¿Podría, si no le es molestia, hacerle una pregunta? Es algo que me tiene muy preocupado.

   -Faltaría más, caballero. Estoy a su disposición.

   -Es que no quisiera parecerle estúpido. Al fin y al cabo ha sido un error por mi parte…

   -¿De qué me habla? No le entiendo.

   -¡Error o broma pesada! Ayúdeme, por favor, estoy muy confundido. Yo, yo…

   -Señor, por favor, no se altere. Ya buscaremos la solución a su problema. Tenemos tiempo. ¿Quiere ir al vagón restaurante y charlamos un poco delante de una buena copa?

   -No, no quiero beber, se lo agradezco. Debo permanecer sereno, o si no este tren me va a volver loco del todo.

   -¿Qué le ha hecho el tren, mi buen amigo? Además, yo le decía lo de la copa por esa botella que tiene ahí, algo mediada ya por lo que parece.

   -¿Botella, yo? Oiga, no le permito… ¡Es cierto! ¡Una botella de vino! No me explico qué pueda hacer aquí. Sepa usted que yo…

   -No se disculpe. Es totalmente comprensible. Estos viajes son muy largos y sin un apoyo de algún tipo…

   -¡…!

   -…ya se sabe.

   -Dios mío, estoy empezando a perder la cabeza. ¿Es que me habré emborrachado para acabar montado así en este tren, sin enterarme de nada?

   -Hmm, hmm…

   -¿Y ahora de qué se ríe usted, si puede saberse?

   -De nada, buen hombre, una tontería que se me ha ocurrido. Algo sobre nuestra situación.

   -Dígame. Soy todo oídos.

   -¡Días de vino y trenes! Ja, ja, ja.

   -Pues no le veo yo la gracia. Oiga, no pretenderá decir que llevamos ya aquí…

   -Sí, señor, llevamos ya aquí unos cuantos días en esta lombriz de hierro. ¡Y los que nos deben quedar aún!

   -Pero, pero, ¿dónde estamos?

   -Pues, no sabría indicárselo. Mire usted mismo por la ventanilla. Está muy oscuro. Debe ser noche cerrada.

   -No, no me refiero al exterior. El demonio sabrá por dónde estamos pasando. Yo le pregunto que dónde estamos aquí.

   -¿Dónde estamos aquí?

   -Sí, aquí, está claro, ¿no?

   -Pues sí, aquí estamos… ¡aquí!

   -Oiga, déjese de bromas, por favor. Tengo la tensión muy alta y no puedo resistir los contratiempos. Necesito saber, y lo necesito ahora, qué es lo que estoy haciendo subido a este maldito tren. ¿Me ha oído?

   -…

   -¿Por qué me mira así? Usted debería saberlo. Dice llevar aquí más tiempo que yo y además…

   -Oiga, creo que debo confesarle algo.

   -¡Dígame, por Dios!

   -No lo sé.

   -¿Qué es lo que no sabe? Esto es de locos.

   -Pues no sé qué hacemos aquí, ni adónde vamos, ni de dónde venimos, ni cuanto tiempo llevamos aquí, ni quién nos ha metido en este tren ni, lo que es peor…

   -¿Peor?

   -…quién soy.

   -Pero si usted…

   -¿Sí?

   -Usted, usted lleva un uniforme, no puede decirme que no, que no sabe, ¡ese uniforme es de la Renfe!

   -¿Sí? ¿De veras? Dios mío, entonces tenemos una pista, podemos agarrarnos a algo. No todo es oscuro. Aún así…

   -¿Qué ocurre?

   -Aún así, no entiendo nada. Ni siquiera entiendo por qué no me importa demasiado. Solamente viajamos. A usted qué más le da. Páseme el vino.

   -¿Pero qué dice? Esto es absurdo. ¿No le preocupa lo que ocurre? Este tren va cada vez más rápido, como si hubieran calzado el acelerador, ¿no se da cuenta? Ni siquiera se ven luces, es una temeridad. Yo quiero saber qué hago aquí, por qué estoy traqueteando hacia la nada, quién ha tenido la monstruosa idea de…

   -Oiga, usted es un poco raro. ¿Para qué quiere saber todo eso? Ya se lo he dicho. Simplemente viajamos. El resto no se sabe y, la verdad, no entiendo que pueda parecerle importante. Deberíamos buscar la mejor manera de pasar el rato y no…

   -¡Una locura! Podríamos pasarnos la vida entera así y no saber…

   -…

   -Quizás tenga razón. Aún así, debe haber algo que nos indique, que nos oriente, alguna estación, no sé, ¡un mapa!

   -Llevamos un tiempo infinito en la oscuridad. De hecho no sabría decirle si es noche cerrada o si estamos atravesando un túnel.

   -Lo que faltaba. Ir por un túnel a esta velocidad es un suicidio. Habría que hacer algo. Usted, usted podría averiguar…, al fin y al cabo, su trabajo…

   -Sí, ¿cuál es mi trabajo?

   -¡Debe ponerlo en esa gorra que estruja usted entre sus manos! ¡Déjeme ver!

   -Tenga, tenga, a mí plim.

   -Dios mío, Dios mío, usted es…

   -¿Sí?

   -Usted es…

   -Maquinista, sí. Soy el maquinista, pero no quería alarmarle. Está todo controlado, creo.

   -Pero la velocidad, ¡está aumentando!

   -Sí, claro. Puse una buena piedra en el acelerador. Hay que coger velocidad para la entrada. No podemos quedarnos a medias.

   -Oh, Dios, debo estar soñando.

   -No, todavía no.

   -¡¡¡Ahhhhhh, ahhhhhh!!!

   -¡Agárrese! ¡Uf!

 

 

¡Kraft! ¡Werk! ¡Crash! ¡Buf! ¡King! ¡Dom! ¡Paf! ¡Boing! ¡Boom! ¡Tschack! ¡Kirsch!

 

 

   -Hemos llegado. Espero que haya tenido un buen viaje, señor. Buena suerte.

 

 

   [Y un nuevo viajero llega a un nuevo destino, en forma de humano atormentado y dubitativo, deslumbrado ante la luz… o de entretenido relato que amenizará el trayecto.]

 

~ por juannicho en abril 1, 2012.

3 comentarios to “Divertimento ferroviario”

  1. Por un momento pesé que releía Moscú – Petushki . Dejó semilla.
    En cuantos viajes así no habremos ensayado . Hasta el cacharrazo final . Un saludo , si ha a bien , y sino , pues nada .

    • ¿Cómo no va ir “a bien”, caballero? Por fin sé de usted, eminente Barón. A ver si nos da más pistas, que hace tiempo que le andamos buscando…

  2. Ya lo dijo Borges , o cualquier otro ¿ Eugenio ? . Lo peor que le puede pasar a un paranoico es que le persigan , o que le anden buscando , que para el caso .
    La dirección de correo electrónica adjuntada al comentario habría de servirle para dar con mi ensimismada persona .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: