Caras (y XX)

   Y hasta aquí llegó la sucesión de fotografías mentales generadas por los  frondosos subterráneos de nuestros pensamientos comunes. Concentramos nuestros deshilachados flujos de ideas a fin de dar con aquella imagen olvidada que atormenta los días, allí donde la nada reúne los trabajos perdidos y difíciles de todas las miradas. Y convocando estas mudas caras de habitantes de quién sabe qué abismo hemos casi remedado a Orfeo en su viaje a los poblados infiernos, quizá para descubrir que ese rostro cuya disolución tratábamos de detener en esta búsqueda frenética y fantástica, en realidad nunca se fue: siempre estuvo ahí porque lo que importaba no eran las líneas y rasgos de su cara, toda esa topografía de lo real, sino la envolvente sensación de presencia que promovía el ahondamiento en la muerte. Mis ojos tienen mala letra, pero recuerdan que lo último que vieron de Ruth en el sueño fue una sonrisa; y una sonrisa que atraviesa la tumba antes de volver a lo oscuro es una estación término de cualquier espera. Ya no hace falta fijar el recuerdo en una imagen. Cuando un muerto te sonríe, es que ya lo hace desde dentro de ti.

 

Anuncios

~ por juannicho en abril 6, 2012.

Una respuesta to “Caras (y XX)”

  1. Gacias Juan por tus palabras!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: