Cosas que pasaban en las calles de Barcelona hace menos de 80 años (Mateo Rello y dos de sus casi mediúmnicos poemas)

 

LA LIBERTAD LLEGANDO POR LA CALLE DIPUTACIÓ,

19 DE JULIO DE 1936

 

(Pie para una foto de Agustí Centelles)

 

Adiestrados en viejos arquetipos

durante milenios cultivados,

te esperábamos vagamente alegórica,

pero idéntica a ti misma, inmaculada

y, así,

definitiva, de una vez.

 

Por eso nos costó reconocerte

en la ardua brega, acuciada de moscas y calor,

en la urgencia inmediata

del tiroteo

                   y confundidos

en uno solo los olores de sudor y miedo.

 

A lo que olías también tú,

Niké de hombro desnudo

como nosotros sudorosa y asustada,

y a pólvora, y a grasa de máuser

-por eso nos costó reconocerte,

delicada y bellísima hasta oliendo

a entrañas de caballo muerto.

 

Foto: Agustí Centelles

 

VÍA DURRUTI, 1936

 

Fueron días radiantes.

Del otro lado del umbral,

atronaban banderas en balcones,

tranvías y paredes.

Pañuelos en los cuellos.

Pintadas en los coches.

La Historia, esa madre distante y exigente,

bajó a la calle con sus grandes tetas

al aire y dispuestas para todos.

 

Luego, entre un estruendo de certezas,

los puentes cederían a la excesiva tensión;

quedamos nuevamente de este lado, entre despojos retorcidos

-escorias de plata, cabezas de Medusa, troncos

de un olivar efímero.

Luego, a la embriaguez le sucedieron

los rigores de a diario;

los incendios

en las ramas de todos los rosales se apagaron.

Luego, en fin, el invierno

y aquel entierro cuyo luto

serpenteó por toda Barcelona

-sobre el clamor de puños

y banderas rasgadas,

negras tormentas llovieron aquel día;

llovieron tenazmente, con una precisión

de símbolo. La ciudad para entonces era

un enorme rescoldo.

 

Vimos pasar la caja

a hombros de adustos milicianos

y fue en vano que pusieran su nombre

de difunto ecuménico

a una avenida que conduce al mar

pues por otra se iba yendo todo,

todo ya se perdía,

mejor: otra vez,

otra vez nos lo robaban.

 

 

(En A lomos de salamandra, Mateo Rello, La Garúa Libros, 2009)

 

 

Anuncios

~ por juannicho en abril 11, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: