Dos poemas crepusculares de Pierre Jean Jouve

 

PAISAJE CHINO

(1960)

 

   Llueve sobre un lago, todo está borroso y detrás, sigilosamente el trueno. Largas cintas sueltas deshilachan las rocas más duras mientras el agua está lisa como una virgen. Yo paseo una pena de varios siglos notando el aire vivo sin viento sobre mi cara.

   No hay nadie en este país. Todo es aquí pérdida, fantasma, ausencia después de la muerte. Ni siquiera existe esa pena de la que hablé. Una vez más se trata de lograr que el terrible conflicto no mate al poeta.

 

Stephen Taylor

 

INTERIOR EXTERIOR

(1956-58)

 

En lo profundo del mundo interior oímos producirse

Extensiones, montañas llanuras lagos y mares

De azul, suntuosos colores

Cada lugar empujando al otro en el abismo de nuestra alma;

 

¡Dorado circo de montañas! Erramos por los lugares

Aspirando el éter que se pierde en el número

Lamentando amores abandonados sobre peñas azules

O ciudades inmensas con pabellones de sombra,

 

Lamentando, deseando, hasta el día entrevisto

Bruscamente dañado en que dejamos la escena

Que persiste en sus carnudos amores.

 

No obstante desde hace tiempo vivo y me desgarro

Entre dos formas hasta la tumba empeñadas

En una lucha a muerte de bellezas eternas.

 

 

(En Poesía, Pierre Jean Jouve, Trad.: Federico Gorbea, Ed. Librerías Fausto, 1974)

 

Anuncios

~ por juannicho en mayo 11, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: