Fantasmas fluídicos (Puede que no los veas, pero…)

 

   “Los antiguos los llamaban de diferentes maneras. Eran las larvas, los lémures… Amaban los vapores de la sangre vertida y huían del filo de la espada.

   La teurgia los evocaba, y la Cábala los conocía bajo el nombre de espíritus elementarios.

   Sin embargo no eran espíritus, puesto que eran mortales. Se trataba de coagulaciones fluídicas que se podían destruir dividiéndolas.

   Eran una especie de espejismo animado, emanaciones imperfectas de la vida humana. Las tradiciones de la magia negra los hacen nacer del celibato de Adán. Paracelso dice que los vapores de la sangre de las mujeres histéricas pueblan el aire de fantasmas, y estas ideas son tan antiguas que las hallamos en Hesíodo, que prohíbe expresamente hacer secar ante el fuego ropas manchadas de cualquier tipo de polución.

   Las personas obsesionadas con los fantasmas normalmente están exacerbadas por un celibato demasiado riguroso, o debilitadas por excesos de libertinaje.

   Los fantasmas fluídicos son abortos de la luz vital, son mediadores plásticos sin cuerpo y sin espíritu, nacidos de los excesos de la mente y de los ajustes del cuerpo.

   Estos mediadores errantes pueden ser atraídos por ciertos enfermos que les son fatalmente simpáticos, y que les prestan a sus expensas una existencia artificial más o menos duradera. Entonces sirven de instrumentos añadidos a las voluntades instintivas de esos enfermos, aunque nunca para curarlos, y siempre para desorientarlos y provocarles mayores alucinaciones.”

 Eliphas Lévi, en La ciencia de los magos, Papus

 

 

Anuncios

~ por juannicho en mayo 27, 2012.

Una respuesta to “Fantasmas fluídicos (Puede que no los veas, pero…)”

  1. En parte, una larva también es un residuo psíquico que queda de un fallecido y que puede animarse y ponerse a trabajar por un mago. No solo se trata de formaciones nacidas de la imaginación lujuriosa y el derrame de semen.
    La expresión larva es una expresión genérica, y antes que Levi o Paracelso, quienes son los más conocidos por referirse a las criaturas nacidas de la lujuria, la expresión era usada claramente para los fantasmas malévolos. De hecho ésta expresión pertenece a la tradición romana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: