Caronte (I): Un barquero para el pueblo

 

   [Ya lo decía Cioran en uno de sus más escuetos y reveladores aforismos: “La muerte es lo sublime al alcance de cualquiera”. Al menos esto no podrán quitárnoslo. ¡Barcazas para las masas!]

 

 

   “(…) Caronte se figura en la mayoría de los casos vestido con la exámide, túnica corta que llevaban los trabajadores manuales y tocado con el pîlos, el gorro cónico de piel de los marineros, en un atuendo, una pose y un trabajo que lo asemejan a un remero ateniense, como los que determinaron la victoria sobre los persas en Salamina y dieron a Atenas su poderío naval, su prosperidad, su imperio y su democracia consolidada.

   Un marinero como Caronte resulta la antítesis del genio heroico (incluso de los navegantes infernales que resultan ser los aristocráticos feacios); frente a la “muerte hermosa” homérica ofrece sencillamente una “buena muerte” y simboliza el consuelo de la facilidad del viaje al más allá. Imaginar la muerte en la figura de un thés (que es como se figura a Caronte) es desdramatizarla y humanizarla (Caronte no presenta ningún rasgo sobrehumano), autoidentificarla. Pero esa identificación conlleva necesariamente, por parte del que elige la representación, la pertenencia a un grupo sociológico muy definido de la ciudadanía ateniense. Los gemelos Hypnos y Thanatos cumplen mal en el entierro de un personaje que, aun sólo sea remotamente, no desea la identificación con los héroes nobles del pasado; del mismo modo Caronte cumple mal en los funerales de un aristócrata ateniense, máxime cuando la aversión de estos al mar y a lo que la marina representaba eran bien patentes (como demuestran los escritos del Viejo Oligarca o de Platón). Caronte aparece en vasos de poco precio, cobra una cantidad mínima por el pasaje (el naûlon era un óbolo) y se le figura como un thés; resulta un modo de democratizar el viaje de la muerte, de permitir a cualquiera el ingreso al Hades, antes sólo poblado por los héroes de la epopeya (como ocurre en los poemas homéricos).

   Caronte surge en los albores del clasicismo y cumple una nueva función que de él exigen grupos sociales cuya cultura (popular) había sido marginada de los mecanismos de transmisión ideológica hasta ese momento en manos de los grupos aristocráticos y que con la democracia y de modo breve alcanzaron la capacidad de expresión que les permite una nueva posición económica (que les hace consumidores de vasos, aunque sea de bajo precio) y un nuevo papel en la sociedad (que se plasma, por ejemplo, en el hecho de ser árbitros en certámenes teatrales). Los autores en busca de notoriedad han de expresar, aunque sólo sea para conseguir arrancar una carcajada, algunos rasgos del imaginario popular; el “democrático” Eurípides y el burlón Aristófanes citan a Caronte, algo que los trágicos anteriores, deudores aún de la ideología aristocrática, no habían tenido necesidad de hacer.

   Caronte representa un nuevo camino de la muerte, abierto a todos, a la imagen de la nueva Atenas volcada al mar; será este carácter no excluyente, junto al prestigio de la “edad de oro” del clasicismo ateniense, los que determinarán la perdurabilidad de la figura más allá de la época en la que tuvo su razón de ser (mientras los heroicos Hypnos y Thanatos caerán en el olvido); así Caronte terminará significando, como puntualiza un lexicógrafo, lo mismo que la muerte.”

 

De Los caminos de la muerte. Religión, rito e imágenes del paso al más allá en la Grecia antigua, Francisco Díez de Velasco, Ed. Trotta, 1995

 

 

Anuncios

~ por juannicho en mayo 29, 2012.

Una respuesta to “Caronte (I): Un barquero para el pueblo”

  1. Me susurra Infecto Propósito , desde su condición de homúnculo invisible y forúnculo metafísico y metafórico que habita en mi destartalada bóveda craneal el siguiente comentario . Ruego me ahorren la merecida lapidación .
    La compañía de transbordaores acciona pasaría a llamarse Occiona .

    El histérico auge de los Cruceros Recreacionales a precios populares sería una utilización perversa de la Nostalgia del Arca ( aprês moi . aigua i merda ) , por parte del Oscuro poder Oculto de Guarda para fletar el próximo genocidio bajo la bandera de una Eutanasia Lúdica y Vacacional .
    irónico . emperrados como estamos en la cremación y ceniciento desparrame desde…las Golondrinas !
    Caronte : ¡ Tira de la cadena !
    Aprovecho para mandar parabienes y reverencias a vuecencia y al buen Marqués de Loquehés ,
    Esperando que al recibo de la presente ( lo que sea costumbre )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: