Horas vacías (Begoña Callejón y la tracción vertebral entre los mundos)

 

   [La niña protagonista del último libro de Begoña Callejón se ve sometida a una especie de tratamiento mecánico absurdo, más propio del siglo XIX que otra cosa y que, sin embargo, llegó a ser bastante popular por aquí durante un tiempo. Tenía como misión imposible enderezar las columnas desviadas de los últimos retoños del franquismo. He de decir que yo fui uno de ellos y que puedo certificar la básica inutilidad de tamaña agresión terapéutica. Como nos explica Faula, correas de cuero, poleas, cuerdas y otros instrumentos medievales se desplegaban sobre el niño afectado de escoliosis esperando de él que distendiera y flexionara incansablemente su cuerpo durante la noche en una sucesión de espantos mortecinos que a la postre no llevaban a nada.

   De aquella época recuerdo el especial silencio de las noches, que se rompía con el crujir mecánico de las poleas y los demás trastos. Ese silencio, al ser perturbado por los chirridos se hacía espeso, nocivo, perverso y quizás hasta premonitorio. Por otro lado, quién sabe si esas noches de niño en vela no habrán contribuido a perfilar un cierto carácter meditabundo y dado al diálogo con las sombras. Esa sería la parte buena…

 

Begoña Callejón

  En todo caso, un escalofrío recorrió mi traqueteada columna cuando supe del argumento de este precioso libro -ilustrado por María Espejo-. Porque hay una cosa importante: a veces lo vivido resulta tan extraño para un niño, que no piensa que hayan podido haber realmente otros seres involucrados en una situación semejante. Y eso lo hace todo más raro, hasta el mismo recuerdo. Ahora, casi treinta años más tarde, descubro que si, y que Begoña Callejón felizmente lo ha contado en su particular historia de tracción onírica.]

      

   Tracción vertebral de Cotrel: Sistema mecánico para efectuar la distracción de la columna vertebral. En este tipo de tracción el paciente colabora activamente en la corrección de su escoliosis. Ideado por Cotrel en 1964, como tracción continua. Fue modificado por el mismo autor en 1966 como sistema de autocorrección. Técnica de rehabilitación en el propio domicilio del paciente en forma de tracción vertebral nocturna. (…)

    “(…) …aparato de Tracción Vertebral Nocturna de Cotrel, utilizado bastante en los años 80 en niños que tenían desviación de columna y que, al parecer, dejó de usarse sistemáticamente en la siguiente década, pues los resultados obtenidos no eran los esperados.” (B.C.)

 

Ilustración: María Espejo

 

    “Saben lo que pienso. Repiten lo que pienso. Se ríen de lo que pienso.

   Esas voces se escapan y vuelven para que yo las oiga. Se refieren a mí: a mi pasado -a mi presente- a mi futuro. Me tapo la boca. Las voces comienzan a extenderse por la habitación. ¿Están dentro de mí? ¿Fuera? Intento no pensar. ¿Se marcharán de una vez?

   Tengo una barra sobre mi cabeza De ella cuelgan poleas como pequeños huesos de animales muertos y de esas poleas sale, a su vez, una cuerda que forma parte de un ángulo de 40 grados en horizontal, o eso dice mi padre. Hay unas láminas de cuero que inmovilizan mi cabeza, están recubiertas de espuma blanca, me recuerdan a la lana de las ovejas. Tengo correas regulables en la cadera y éstas se unen a unas largas cintas que inmovilizan mis pies. Pedales. Cuerda. Manillar. Casi una muerte prematura.

   El peso que cuelga de mi cabeza ha aumentado progresivamente de 2 kg a 6 kg. Hago ejercicios durante 20 minutos antes de dormir, básicamente una serie de estiramientos. Dicen los adultos que, como paciente que soy, esta tortura no me causará problemas psicológicos. Eso dicen mis padres, eso dice el médico. Cuando sabes que no te van a entender, prefieres permanecer muda.

   Me despierto a las 4:26. Todas las noches a la misma hora. Un poco antes de la hora de los suicidas. Me gustaría moverme. Siete horas en la misma posición son insoportables. Llevo meses sin poder dormir. Pienso que con once años quizá no sea normal. Si tuviera un hermano le pediría que me soltase las correas. Sería mi salvador. Le diría: ¿Es normal que una niña a lo largo de los años olvide cómo se juega en la oscuridad? ¿Cuándo ocurrió todo esto? Lo único que sé es que las noches son un secreto, igual que el hecho de que esté atada con cuero y poleas.”

 

Inicio de Faula. La hora del vacío, Begoña Callejón, Ed. Fin de Viaje, 2012

   

 

Anuncios

~ por juannicho en junio 23, 2012.

2 comentarios to “Horas vacías (Begoña Callejón y la tracción vertebral entre los mundos)”

  1. Hola,
    sé que escribiste esto hace tiempo pero al leerlo no puedo evitar comentar.
    Yo también la tuve de niña y discrepo muchísimo de lo escrito.
    O tracción vertebral, o corsé de Milwaukee, esas eran las únicas opciones para mí, debido a la altura de una de mis curvas, así que para evitarme el corsé me trataron con tracción.
    Para mí fue duro pero ni de lejos es ninguna tortura medieval.
    Sencillamente dormia atada a la cama para no darme la vuelta y me iban aumentando progresivamente el peso que me colgaba de la cabeza (con sacos de colores por cierto, para hacerlo más llevadero para un niño).
    Mi escoliosis se componía de dos curvas, una de ellas a una altura cervical de 31 grados.
    Tras unos meses de tratamiento la curva me bajó a 15 grados, y la otra me bajó a 8 grados por lo que para mí no fue ninguna inutilidad.
    Muchas veces me descolgaba, porque resultaba incómodo (que no una tortura, repito).
    Hoy dia tengo 29 años y me arrepiento de no haberlo hecho debidamente en su día porque en mi caso SÍ, la tracción fue muy efectiva y aún se me habria corregido más.
    Cada caso es un mundo pero aquí dejo el mio por si alguien llega a estas páginas de casualidad como he llegado yo.
    Un saludo.

  2. Yo también utilicé la tracción nocturna tipo Cotrel desde los 9 años hasta aproximadamente los 13. Empezar a dormir era una tortura diaria. Acabaron por retirármelo porque me quejaba de dolor en la mandíbula.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: