Diario en suspenso (Bellow y su meditabunda primera novela)

 

17 de marzo

 

Saul Bellow

   “Me lavé y afeité y fui al centro en busca de Iva. Caminé desde Van Buren a la calle Randolph, en el lado del Michigan Boulevard paralelo al parque, más allá de los leones del Instituto del Arte y los tipos que fumaban bajo la deslavazada luz del sol, envueltos por los gases de los tubos de escape, tras un largo invierno en el interior. En algunos lugares, la hierba blancuzca está empezando a adquirir un color amarillo claro, y asoman los brotes verdes de algunos lirios, que casi me han hecho decir: “Volved atrás, no sabéis en qué os estáis metiendo”.”

De El hombre en suspenso (1944), Saul Bellow, Ed. Mondadori, 2005

 

 

Anuncios

~ por juannicho en julio 4, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: