Varios poemas afligidos de la efímera Antonia Pozzi

 

   “…alegría / clavada en el corazón / como un cuchillo en el pan.” 

   “La poesía es una catarsis del dolor, como la inmensidad de la muerte es una catarsis de la vida.”

 Antonia Pozzi

 

 GRITO

 

No tener un Dios,

no tener una tumba,

no tener nada firme,

tan sólo cosas vivas que se escapan;

vivir sin ayer,

vivir sin futuro,

y cegarse en la nada

(socorro)

a causa de la miseria

que no tiene fin.

10 febrero 1932

 

 

 

 

PRADOS

 

Tal vez ni siquiera es verdad

lo que en tu corazón oyes gritar a veces:

que esta vida es nada

para tu ser

y lo que conocemos como luz

es un deslumbramiento,

deslumbramiento último

de tus dolientes ojos.

 

Acaso sólo es la vida

lo que el saber en días jóvenes:

anhelo eterno que busca,

de cielo en cielo,

quién sabe qué horizonte.

 

Somos como la hierba de los prados

que siente sobre sí soplar el viento

y canta plena en el viento

y vive siempre en el viento

y sin embargo no supo crecer

de forma que aquietase aquel vuelo supremo

ni levantarse de la tierra

para anegarse en él.

 

 

Antonia Pozzi (1912-1938)

 

LÍMITES

 

Cuánto me acuerdo

de mi cartera escolar,

manoseada, gris,

que toda yo estrechaba con mis libros

en un único abrazo

seguro.

No conocía entonces

este acezante trascender,

este desbordamiento estéril,

este perderse

que todavía no es morir.

Cuántas veces me apeno, pensando

en mi cartera escolar.

 

 

 

LUZ BLANCA

 

Entré, al alba,

en un pequeño cementerio.

 

Fue en un país lejano,

al pie de una torre grisácea,

huérfana ya de voces

de campanas,

mientras aún la niebla

plateaba

las encinas oscuras,

los altos setos,

los brezos

violeta.

 

En el pequeño cementerio,

las lápidas,

dirigidas a Oriente,

como en blanca sonrisa,

rostros de ciego parecían

que, alineados, marchasen

al encuentro del sol.

 

 

 

RIBERAS PERDIDAS

 

No junto a claros ríos

sino a orillas de tristes ciénagas

descansábamos;

sumergir la mano

era perderla

en el cieno

corrompido del fondo.

 

Y el verde de los olmos

lucía

en la calígine;

estaban frescas las flores

del prado;

y de otras flores se nutría

valiente

el corazón.

 

Pero el agua fangosa atravesaba

el camino;

aquel olor corrupto deshacía

el doliente latir de la ternura;

era imposible sofocar

la misteriosa voz

gimiente.

Estábamos perdidos.

 

 

 

HABRÍAS SIDO

 

PROCLAMACIÓN

habrías sido

de lo que nunca fuimos,

de lo que fuimos una vez y ya no somos.

 

La poesía

que amamos, nunca ajena

al corazón,

la habrías cantado tú

con tu voz de muchacho.

 

Única espiga

eras

de dos tierras mezcladas;

tallo

de nuestra inocencia

bajo el sol.

 

Pero abajo quedaste,

con los muertos,

con los no nacidos,

con las aguas

subterráneas;

alba apagada a la luz

de las últimas estrellas:

 

no ocupa ahora tierra

sino sólo

corazón

tu invisible

féretro.

 

Alma,

ya estás

en la calle del morir…

 

 

 

PENSAMIENTO

 

Tener dos grandes alas

de sombra

y plegarlas sobre este dolor tuyo:

ser sombra, paz

nocturna,

en torno a tu apagada

sonrisa.

 

 

 

FUNERAL SIN TRISTEZA

 

Esto no es estar muertos,

es volver

a la patria, a la cuna:

claro es el día

tal la sonrisa de una madre

que esperaba.

Helados campos, árboles plateados, crisantemos

amarillos: las niñas,

vestidas de blanco,

color de escarcha sus velos,

y la voz color del agua,

aún viva,

entre bancales de tierra.

Las llamas de los cirios, naufragadas

en el brillar de la mañana,

son el desvanecerse

suave

de las cosas terrenas;

el volver de los humanos

por invisibles puentes

de cielo,

por blancas cimas de montes

soñados,

a la otra orilla, a los prados

del sol.

 

 

 

LA VIDA

 

A los umbrales del otoño,

en un ocaso

mudo,

 

descubres la onda del tiempo

y tu rendición

secreta,

 

como de rama en rama

ligero

un descender de pájaro

al que no le sostienen ya las alas.

 

 

 

NOCTURNO

 

Suave esplendor

de estrellas

encima de las banderas:

 

el viento

pliega la hierba sobre la frente de los muertos.

 

De súbitas frondas se eleva

el pájaro negriazul:

 

y cae

el aleteo del vuelo

pesadamente

sobre el nocturno monótono corazón.

 

 

 

LOS MUERTOS

 

Siéntanse en el regazo de los prados,

en una encrucijada de caminos:

oyen rumor de ruedas por la pendiente,

niños y caballos saltar los setos.

 

Sienten el trueno aproximarse,

los crujidos sobre el cortado heno

(cuando los hombres, por salvarlo,

corren desde sus casas,

con el cuerpo inclinado hacia la tierra).

 

Cada tarde,

antes que el campanario verde se abra en toques,

se preguntan si la cresta del monte

no dibuja un muchacho boca abajo,

durmiendo sobre ellos.

 

Luego, cuando en el hueco de los ojos

sueltas corolas de campanas

descienden a beber,

lentos vuelven el rostro hacia las verjas:

si, en otoño, un pastor se detiene

a partir su pan sin temor

y en la valla la clara grey se agolpa.

 

Ríen entonces los muertos,

suavemente, entre ellos:

sueñan leve y más cálida la noche.

 

 

 

MENSAJE

 

Y tú, estrella nocturna,

esplendes todavía,

cuando por lo profundo de las calles

aúlla del perro el alma triste.

 

Brotarán para ocultarte

colinas de espesa hierba;

pero en mi conquistada oscuridad

brillarás, fuego blanco,

hablando, a los que vivan, de mi muerte.

 

En Antología poética, Antonia Pozzi, Trad.: Mariano Roldán, Ed. Plaza & Janés, 1973

 

Anuncios

~ por juannicho en agosto 14, 2012.

3 comentarios to “Varios poemas afligidos de la efímera Antonia Pozzi”

  1. Desde el primero me quedé sin palabras, y las fotografías, bueno… simplemente un tesoro.

  2. ¿Algún parentesco con la infortunada actriz Moana Pozzi ? No tan rara coincidencia si sólo es eso .
    Parabienes y reverencias ligeramente adelantadas y prematuras , pero de celebración onomástica ,despídese de vuecencia y lo que se tenga por costumbre este humilde heraldo de Bastardía , diablesas en legión guarden al Vizconde cuánto quiera.

  3. Bello, como la muerte y la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: