Motivo por el cual la gente de Grecia no se rendirá

 

KALARYTES

EPIRO

 

1800

 

   “Sentado en el sillón de su consultorio, el nuevo médico de Kalarytes sujeta en sus manos la infusión de hierbas que, desde hace años, acostumbra a tomar a media tarde. La doncella acaba de retirarse.

   Le habían dicho que en estos pueblos de montaña es difícil encontrar servicio, porque las mujeres no quieren ser criadas y sólo trabajan en sus casas. El nuevo médico, que viene de Corfú y está hecho a los usos de fuera, contrató ayer mismo a esta muchacha de Tríkala que le recomendaron en el mercado de los jueves.

   Desde que comenzó a trabajar esta mañana, le ha parecido un poco reticente; y ahora que lo piensa, se da cuenta de que, al servir hoy el almuerzo, tenía una mirada de recelo.

   La sirvienta acaba de despedirse. Hace un momento, cuando el doctor tocó la campanilla por segunda vez, la muchacha apareció con la infusión y la dejó en la mesa. Luego, mirándole, desde la puerta, dijo: “Adiós, doctor. Las campanas son para las ovejas y las cabras”.”

 

De Historia menor de Grecia, Pedro Olalla, Ed. Acantilado, 2012

 

historia

 

Anuncios

~ por juannicho en enero 9, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: